Relaciones Positivas (I)

El ser humano necesita de las relaciones para poder sobrevivir desde el primer momento de su existencia en la tierra, tal y como reflejé en el siguiente artículo “Redes Sociales “.

Según el prestigioso Psicólogo Martin E.P. Seligman las relaciones positivas constituyen uno de los 5 pilares sobre los que se apoya su nuevo “Modelo PERMA” .

Como seres sociales que somos, es vital mantener relaciones y también es de vital importancia que éstas sean de calidad. En todos los ámbitos de nuestra vida, familia, amigos, empresa y pareja, todos tenemos ejemplos de relaciones perniciosas que socaban lo único que no nos podemos permitir el lujo de perder: la esperanza.

En muchas ocasiones estamos rodeados de influencias negativas que, lejos de aportarnos nada, nos van minando poco a poco y nos roban toda nuestra energía positiva como si fueran unos insaciables agujeros negros. Estos agujeros o personas negativas necesitan rodearse para justificar su postulado de vida, de personas positivas a las que venden, aunque estas no lo quieran, su camión de energía tóxica. Después de estar con una de estas personas nos sentimos agotados, mal con nosotros mismos, sacamos lo peor de nosotros en forma de crítica interna y hacia el mundo sin piedad ni justificación algunas.

Hay otro Modelo, este no viene en los libros, que  llamo  “Modelo P.E.L.M.A “, son las siglas de Porquería En La Mente Ajena, os pondré algunos ejemplos:

  • Das los buenos días con una sonrisa amplia y te contestan, a las 8 de la mañana, “¡Serán para ti!” Consejo: HUYE
  • Vas a un asesor en la facultad y te dice: “No intentes aprobar las de segundo y céntrate en las dos asignaturas de primero aunque suspendas 3 en segundo. No conozco a nadie que lo haya conseguido”. Resultado: dejé de ir al asesor y aprobé todas, las de segundo y las de primero, en el mes de junio.
  • En la familia también se pueden dar relaciones negativas, como los padres que no contribuyen a mejorar la autoestima de su hijo, ya que todo lo hacen mejor que él. Ausencias en cantidad y calidad en la necesaria comunicación padre-hijo. La inexistencia de diálogo entre padre e hijo no es precisamente lo que se llama una “relación positiva”. Los tiempos de la prisa, del “tener” en lugar del “ser”, nos han alejado de la necesidad imperiosa que nuestros hijos tienen. Si no están los padres, mal. Y, si estando, “no están”, las relaciones se deterioran.
  • En la empresa, el buen desempeño de un empleado pasa desapercibido para quienes lo tienen que premiar, mientras que el malo se publica a los cuatro vientos.  Resultado: fuga de talento, alta rotación, estrés…
  • En los amigos también se dan “relaciones negativas“. En estos, la relación solo se basa  en reuniones de networking donde solo persiguen su propio beneficio a modo de contactos.  Son relaciones falsas, fingidas, carentes de toda empatía hacia el prójimo y muy fácilmente identificables. Resultado: fin de la pseudoamistad.
  • Todos los puntos anteriores tienen un ingrediente común, la envidia, fruto de un complejo de inferioridad no diagnosticado ni solucionado por un terapeuta.

Debemos, por nuestro bien, elegir con sumo cuidado nuestras amistades, empresas y relaciones de pareja. La familia ya viene en el lote. En mi caso, junto con mi pareja, es la principal fuente de energía para alimentar mi motor, mi ilusión por vivir.

Las relaciones positivas son el eje principal sobre el que se desarrolla el crecimiento humano. Rodearnos de personas que nos quieran por lo que somos y no por lo que tenemos, nos multiplica y nos proyecta hacia lo mejor de nosotros mismos. Elegirlas bien es una de las decisiones más importantes de nuestra vida.

Tanto familia, amigos, empresa dan para varios post, así que lo iré desarrollando.

Un abrazo y gracias por su atención.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Actitud positiva

3 Respuestas a “Relaciones Positivas (I)

  1. Àngel Mòdol

    Es necesario un ambiente motivador,
    empatía, ética, solidaridad, incentivación ,,,
    confianza, realismo optimista … (menos egoismo destructivo).

    Con objetivos claros de progreso y superación, Personal y Colectivo.

    No te olvides que colectividad, sociedad (grupos incluidos), implica civismo;
    en la empresa también.

  2. Totalmente de acuerdo Angel, somos un ser social. Uno de los males de nuestra sociedad es que hemos ido por libre demasiado tiempo. Gracias por comentar.
    Un abrazo.

  3. Pingback: 12 uvas | Si quieres cambiar, ¿por qué haces lo mismo?