5 Puntos básicos de una encuesta: cómo obtener información válida

En un post anterior expliqué porqué es tan importante disponer de información de calidad a la hora de adoptar decisiones, y sugerí la conveniencia de invertir esfuerzos en conseguirla. Sin embargo, de vez en cuando nos encontramos con que esa información tan necesaria no está disponible. En dichas ocasiones la encuesta se nos presenta como un medio económico y fiable de obtener información de calidad. La encuesta, además, es idónea para conocer bien la realidad, ya que nos aporta información directamente de la fuente.

Una encuesta es un conjunto de preguntas tipificadas dirigidas a un grupo seleccionado de personas, cuyas respuestas nos aportan información acerca de estados de opinión o cuestiones de hecho. Sus ventajas son el bajo coste, su flexibilidad a la hora de adaptarla a nuestras necesidades y su inmediatez. No carece de inconvenientes: toda encuesta debe efectuarse con las “garantías estadísticas mínimas” (error estadístico), y evitando caer en el denominado “sesgo muestral” – distorsión causada por errónea selección del grupo muestra que puede invalidar el análisis.

En todo caso, la encuesta tiene multitud de aplicaciones a la hora de obtener información:

  • Definir el perfil socioeconómico de un conjunto de usuarios
  • Evaluar el grado de satisfacción de los usuarios de un servicio o producto
  • Conocer información de proveedores
  • Detectar tendencias de valores sociales o prioridades de consumidores
  • Obtener directamente información sobre nosotros mismos
  • Conocer la percepción que nuestro público objetivo tiene de nuestra empresa (posicionamiento), tanto en sentido general (corporativo) como de los usuarios de un producto o servicio determinado.
  • Y muchísimas más…

Cuando nos planteemos elaborar una encuesta, deberemos tener presente que es muy importante:

  1. Trabajar con una muestra de población bien seleccionada, que confiera validez estadística al análisis y que sea representativa de la población objeto del estudio.
  2. Las preguntas deberán ser breves, claras y concisas.
  3. Deberemos usar un lenguaje adecuado, evitando jergas o argots que no sean de uso general.
  4. La tipología de las preguntas será la adecuada a la de la información que deseamos obtener. Existen preguntas abiertas o cerradas. También podemos plantear escalas, ránkings, selección de opciones y preguntas abiertas. Recordemos que de cada tipo obtendremos una clase de información diferente, que debería ser coherente con la que necesitemos.
  5. Las TICs merecerían varios posts por si mismas. Ofrecen posibilidades impresionantes: fáciles de usar, económicas, fiables, evitan los errores y los costes de la mecanización de las respuestas.

Existen numerosas herramientas con la funcionalidad de formularios con los que realizar encuestas, muy buenas todas ellas. Cada uno deberá encontrar la más apropiada a sus objetivos y requerimientos. En mi caso particular, y sin querer decir que sea la mejor, acostumbro a trabajar con los formularios de Docs, de Google: la herramienta es fácil, intuitiva, ergonómica, on line y gratuita!

Gracias por la atención y un saludo.

Anuncios

Comentarios desactivados en 5 Puntos básicos de una encuesta: cómo obtener información válida

Archivado bajo Herramientas de Planificación

Los comentarios están cerrados.