¿Una herramienta eficaz? ¡El diagrama de Ishikawa!

Cada vez que adoptamos una decisión elegimos una acción óptima para conseguir el objetivo conforme a nuestros deseos, para lo cual analizamos previamente las alternativas disponibles y escogemos la que nos parece más idónea. Este proceso de reflexión tiene lugar casi siempre, aunque sea fugaz y brevemente, incluso en decisiones de menor o nula importancia – como son la mayoría. Cuando las consecuencias de nuestras acciones trascienden por su relevancia o prolongación en el tiempo, necesitamos tener claro – o mejor: clarísimo – cuáles son los factores relevantes que están en juego y sobre cuáles tenemos capacidad de acción.

Existe una herramienta gráfica tan simple como eficaz a la hora de identificar y referenciar las causas que determinan un efecto, sea este un problema que deseamos solventar, sea un objetivo complejo que deseamos conseguir. Me estoy refiriendo al Diagrama de Ishikawa, también conocido como Diagrama de Pez – al resultar una forma similar a una espina de pescado. Esta herramienta fue formulada por el químico, doctor y profesor de administración de empresas japonés Kaoru Ishikawa en 1943. La metodología es realmente sencilla:

  1. situamos un cuadrado a la derecha que representa el efecto o problema que nos disponemos a analizar, y que será la “cabeza” del pez
  2. trazamos una línea horizontal desde el cuadrado hacia a la izquierda, y que será la “espina dorsal” del pez
  3. encima y debajo de dicha línea situamos en sus respectivos cuadrados aquellas causas que contribuyan directamente a producir el resultado analizado, y unimos cada una de ellas a la línea horizontal o “espina dorsal del pez” con una línea vertical. Con ello obtenemos un primer nivel de causas, o “causas mayores”.
  4. posteriormente situamos a derecha e izquierda de cada una de estas líneas verticales las causas directas que produzcan estas “causas primeras”, también insertadas en su cuadrado y unidas con su respectiva línea, con lo que obtendremos un segundo nivel de factores causales productores del efecto analizado.
  5. elaboraremos tantos niveles sucesivos como requiera el problema analizado. La experiencia dice que raramente son más de tres.

De todas maneras, una imagen vale más que mil palabras:

  • Como veis, el diagrama permite identificar visualmente las causas que producen un efecto concreto y determinar sobre cuáles tenemos capacidad de acción.
  • La ponderación del peso de las diferentes causas en la producción del efecto analizado (Pareto) es deseable para conseguir “el máximo efecto con el mínimo esfuerzo”. Esta cuestión la explicaré más adelante en otro post.
  • Simultáneamente, posibilita el estudio de eventuales escenarios a partir de la variación de las causas, y la elaboración previsional de las correspondientes acciones de contingencia.
  • La herramienta admite – e invita – al trabajo en equipo, sobre todo si deseamos que el análisis sea exhaustivo.

¿Se os ocurre alguna utilidad más? Animaos a incluirla en los comentarios. Gracias por vuestra atención y un saludo.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Herramientas de Planificación