Pensamiento positivo

Escribo este post ya que cada cierto tiempo me hacen llegar artículos sobre el optimismo y el pensamiento positivo, los cuales me producen una cierta desazón. Desazón producida al leer la sarta de falacias que algunos nos intentan meter con calzador, aún sin tener ninguna base científica en ninguna de sus aseveraciones.

Debería aprender a pasar de este tipo de barbaridades, sin embargo mi sangre hierve igual que lo hace la mente ignorante y atrevida de estos gurús del Management.

Ya hace tiempo escribí este artículo “Pensamiento positivo Vs abrigos de pieles” en respuesta a otros que leí sobre optimismo, pensamiento positivo y felicidad.

Estos autores coinciden en varias incongruencias:

+ La crisis mundial ha sido provocada por el pensamiento positivo y por la Psicología Positiva; la avaricia sin escrúpulos, el egoísmo y el querer ganar más y más dinero a costa de los paganos de turno no han tenido nada que ver, sólo pensar en positivo tiene la culpa. Ese episodio de “Barrio Sésamo “me lo debí perder.

Todo lo que tiene que ver con el valor, arriesgarse, mojarse en conseguir tus sueños, es una infantilidad propia de los niños, mientras que nosotros somos los sesudos que lo tenemos todo tan calculado que no nos movemos del sillón, no vaya a ser que nos caiga una teja en la cabeza.” Podrían firmar estos sujetos.

El único deporte que hacen es cambiar de canal con el mando y ser meros espectadores de todo cuanto sucede a su alrededor.

+ Confunden optimismo con pensamiento positivo: el pensamiento positivo vacío no lleva a ninguna parte ya que por sí sólo no produce ningún resultado, pertenece al terreno de las ideas de la corteza prefrontal, mientras que el optimismo es radicalmente diferente. El optimismo no es pasivo como lo puede ser el pensamiento positivo, ya que fabrica las condiciones idóneas para producir los resultados planificados por el optimista.

El pensamiento positivo debe ir acompañado de acciones, sin éstas no deja de ser mera elucubración. Cierto es – Barbara Friedikcson   y Marcial Losada lo han demostrado – que pensar en positivo conduce a resultados (siempre que sean acompañados de acciones) sustancialmente mejores que aquellos otros que, como decía Aristóteles, están afligidos por la enfermedad de la bilis negra. Está demostrado que repetirse constantemente palabras positivas no sólo no sirve para nada sino que es una pérdida de tiempo.

+ Uno de los artículos habla de “Líderes Prozac “  a aquellos que insuflan pensamientos positivos ilusos en campos tan delicados como lo son las finanzas y llevan a sus empresas a la ruina.

Precisamente los optimistas son los que menos necesitan de prozac y tampoco las organizaciones enfermas. Nos hemos acostumbrado a que los demás, o los fármacos, hagan el trabajo que nosotros debemos hacer. Lo que no saben los autores, y así lo reflejo en mis conferencias, es que hay ciertas profesiones en las que se necesitan pesimistas, como lo son los Directores Financieros de una empresa, sin que ello suponga que lo sean también en otras facetas de sus vidas.

Estigmatizar a los pesimistas es igual de injusto y peligroso que hacerlo con los optimistas. Los Financieros de las Empresas deben prever el peor escenario posible para poder adelantarse a los acontecimientos, así como lo hacen los abogados y como no lo ha hecho, por ejemplo, nuestro País.

No me imagino que una empresa le pida opinión sobre una inversión importante al departamento de ventas, ya que si la empresa ha hecho bien la selección y son “superoptimistas “, estos le dirán que ¡adelante!

+ Optimismo  no es silbar por el campo con una perpetua sonrisa atornillada a la cara. Es mucho más serio, adulto y responsable que lo que estos Pseudomanagers nos quiere vender.

Se nota cuando alguien habla de optimismo y no ha estudiado nada al respecto, confundiendo churras con la velocidad o el tocino con las merinas.

Para acabar os dejo dos frases de Hellen Keller

“Ningún pesimista ha surcado mares desconocidos, ni descubierto el secreto de las estrellas y tampoco ha abierto una puerta nueva al espíritu humano“.

“Cada optimista se mueve junto con el progreso y lo acelera, mientras que cada pesimista mantiene al mundo en un punto muerto“.

Gracias por su atención.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Actitud positiva

Una respuesta a “Pensamiento positivo

  1. Pingback: Las barbaridades de Bárbara (I) | Si quieres cambiar, ¿por qué haces lo mismo?