Emoción y pensamiento

Desde un tiempo a esta parte, la emoción ha ido posicionándose como se merecía en el desarrollo de la vida de los hombres. Son muchos las investigaciones que nos hablan de la importancia de educar en las emociones, aparte de educar en Ciencias o en Letras. Todavía sigue siendo la asignatura pendiente en nuestros colegios, universidades, empresas y, donde todo empieza, en las familias.

Es en las escuelas donde debe comenzar la educación de las emociones. Mark Gremberg  nos lo cuenta en una entrevista que Eduardo Punset le hizo para el programa redes junto con Daniel Goleman, Tenzin Gyatso y Richard Davinson, entre otros. Mark inició en Estados Unidos el Programa de Educación Emocional en los niños denominado P.A.T.H. (Promoting Alternative Thinking Strategies), ya que es en esta fase del crecimiento donde más atención debemos prestar a la reciente configuración de nuestras redes neuronales que conformarán nuestra personalidad. Dicho de otro modo, lo que los niños aprenden en las fases tempranas de su desarrollo, lo ejercitan cuando son adultos. Comportamientos abusivos con los compañeros aprendidos por los niños deben ser desaprendidos después por los adultos con mucho más esfuerzo. También podéis ver más información en este vídeo pedagógico.

Como seres avanzados que somos, tradicionalmente hemos separado la parte cognitiva de la parte emocional, y nada se aleja más del diseño de nuestro cerebro. Existen conexiones de banda ancha entre nuestro cerebro primitivo o amígdala y nuestro neocortex, mientras que en el camino inverso las conexiones son mucho menos numerosas. Ahí radica una de las grandes dificultades para poder acceder a como nos sentimos y poder expresarlo o escribirlo.

En el anterior post “Siempre dudo “ hablaba de los encuentros que el Mind and Life Institute viene organizando desde hace más de 20 años entre lamas de diferentes tradiciones y científicos occidentales. Estos encuentros entre los más destacados neurocientíficos del mundo sirven de enriquecimiento mutuo entre la neurociencia y la tradición milenaria budista. Muchos escritos milenarios están siendo corroborados por la ciencia y otros están siendo “descatalogados”. A su vez las prácticas meditativas budistas nos abren una ventana a la esperanza en el control de las aflicciones mentales (emociones destructivas para los occidentales).

Una de las cosas que más me llamó la atención es que cuando experimentamos emociones positivas como las descritas en mis dos post

Emociones positivas I“ y “Emociones positivas II“ se activa la parte del cerebro que tiene que ver con nuestra parte racional, con nuestro centro planificador, esta es nuestra corteza prefrontal izquierda.

Es curioso: la región del cerebro que se activa cuando el ser humano está siendo feliz es precisamente aquella que se activa también cuando uno está planificando algo relacionado con su trabajo, con su vida o con su felicidad y su optimismo entre muchas otras características que se pueden planificar. Sí, han oído bien: tanto el optimismo como la felicidad se pueden planificar sin dejar que el azar siga actuando, como siempre lo hace, por libre.

Con lo cual, los seres emocionales somos a la vez que emocionales, racionales; y separar emoción y pensamiento es – a la par que inadecuado – una falacia científica.

Ser conscientes de lo que sentimos y actuar desde la razón, retrasando nuestra respuesta inmediata destructiva; saber poner nombre a lo que nos pasa e incluso relatarlo a un amigo y registrarlo en nuestro diario de a bordo; saber discutir nuestros pensamientos y creencias (esto será otro post) es una vía para la liberación de nuestras aflicciones mentales.

El cerebro, como antes pensábamos, no es solo la parte cognitiva y racional, sino algo mucho más complejo e imbricado con las emociones. Nuestro cerebro emocional y racional es el mismo. Algunos piensan que los tienen separados y que encima tienen más que los demás, pero es el que todos compartimos desde los albores de la humanidad, y es ahora cuando la ciencia está descubriendo cosas apasionantes. Y son los niños como el 14 Dalai lama los que dudan siempre y desde una mente abierta están compartiendo sus sabiduría con el mundo occidental y este con él.

Pensemos lo que sentimos y sintamos lo que pensamos.

Un abrazo y gracias por su atención.

Anuncios

Comentarios desactivados en Emoción y pensamiento

Archivado bajo Actitud positiva

Los comentarios están cerrados.