¿Pensando en avalar financieramente a tu pareja? ¡Por el amor de Dios, no lo hagas solo por amor!

Si estás pensando en avalar a tu pareja porque te lo ha pedido o porque se lo has ofrecido, y lo vas a hacer sólo por amor sin analizar la operación financieramente hablando, ¡NO LO HAGAS! No al menos sin antes leer este post.

Mira, estoy acostumbrado a escuchar todo tipo de dramas financierosque siempre se traducen en dramas personales– y de verdad hay algunos que se hubieran evitado con una mínima educación financiera. Pero… muchas veces se buscan las soluciones cuando el problema ya ha aparecido; pocas veces se preguntan las cosas a un “experto-sabio” antes de cometer errores que a veces se traducen en tremendos problemas.

Me contaba el otro día una chica muy joven, a quien llamaré Primavera en este post, que estaba terriblemente asustada. Me dijo que con mucho esfuerzo había creado su pequeño pero -para ella – valiosísimo patrimonio. Un pisito “pequeño pero muy mono y acogedor” – según sus propias palabras-, totalmente pagado con ayuda de sus padres y con su propia aportación pues trabaja desde hace años como operaria en una fábrica de componentes electrónicos. Hace dos años conoció al que hasta hace seis meses era su pareja. Bueno… la historia de siempre: él quería emprender un negocio –eso al menos es lo que decía– y tirando de romanticismo y enamoramiento, contando las cosas a su manera, consiguió que Primavera avalara su potencial negocio con el pisito. Desde mi punto de vista esto no es generosidad, sino inconsciencia. Ignoro si este chico tenía mala intención o si sólo había incapacidad e ignorancia – sólo sé lo que me cuenta Primavera-; lo que sí sé que hubo fue poca transparencia y un gran acto de cobardía, ya que cuando el negocio no funcionó, el chico salió de escena. Así de sencillo. Desapareció dejando la “mochila” en la espalda de Primavera, que está ahora sola con la hija de tres meses fruto de esta relación, viviendo en su pisito y atendiendo los pagos de la deuda avalada a su “ex”, que le supone, prácticamente, todo su sueldo. Ahora me dice Primavera que en su empresa están haciendo un ERE, y que presume que de una manera u otra se va a quedar sin trabajo.

Las soluciones las trataré con ella, pero sí quiero compartir con vosotros en este post que no es nada buena la mezcla de enamoramientos, avales, deudas compartidas, préstamos conjuntos u otras posibles operaciones que pongan en entredicho la INDEPENDENCIA FINANCIERA de cada uno, la cual debe ser perseguida como un objetivo individual fundamental.

No quiero desmitificar lo que la poesía ha dicho sobre el amor, pero para apoyar mis argumentos debo aconsejar – a quien esté preparado para abordar el análisis científico de la emoción del enamoramiento – las teorías de la científica Helen Fisher. Tiene varios discursos, clases, ponencias y libros que hablan de ello. http://www.helenfisher.com/. Veréis entonces que no debe tomarse ninguna decisión financiera en este estado emocional –enamorado- ya que el cerebro no está en sus mejores condiciones. Sabiendo esto, uno debe mantener las decisiones financieras al margen de “la emoción del enamoramiento” y tomarlas, si se toman, con la base firme de que no debe hacerse nada que afecte a la independencia financiera.

Si alguien os dice que plantear una separación de bienes, negar el aval a una pareja o cualquier cosa de este tipo supone que no se “ama”, contestadle por favor que esa creencia es peligrosa y poco recomendable.

Si niegas un aval no dejas de amar, quizás ama menos el que es capaz de pedirlo.

No doy consejos pero sí comparto creencias y, de acuerdo con todas las premisas de mis anteriores “posts”, comparto esta:

“Proteged vuestros tesoros de cualquier pérdida. La mala suerte es un círculo brillante muy atrayente, así que proteged vuestro tesoro herméticamente”.

Las decisiones en el ámbito que nos ocupa deben estar basadas en la educación financiera no en las emociones.

¿Qué opináis?.

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Educación financiera

10 Respuestas a “¿Pensando en avalar financieramente a tu pareja? ¡Por el amor de Dios, no lo hagas solo por amor!

  1. Ester

    Opino que necesitamos más educación financiera. Genial el post, como siempre. Un saludo.

  2. Marta

    Esta es mi experiencia, tengo una amiga a la que le paso lo mismo, se separa, el negocio no va bien y es la avalista de su ex, un año horrible en todos los sentidos, afortunadamente para ella su ex consiguió traspasar el “negocio”.
    Aún conociendo esto en mi caso también lo hice, mi marido tiene un negocio que va bien, quiere ampliar y nos piden como garantía nuestra casa que además es de los dos.
    ¿Dónde pones el límite?

    P.D. Me encanta seguir vuestro blog.

    • Lamentablemente esto ocurre muy a menudo, sobre todo en momentos como los que ahora vivimos, pero no debemos perder de vista el que las decisiones no deben tomarse a ciegas. ¿El límite?, entiendo que debe venir dado por un análisis del riesgo, un análisis que defina el peor de los casos; desde ahí deben tomarse las decisiones.

      Muchas gracias por tu comentario respecto a nuestro blog, es muy gratificante.

      Ángel

    • Hola Marta, haré – con el permiso de Ángel – un pequeño comentario adicional con el tema de la garantía.
      Es razonable y legítimo que una institución financiera exija garantías. Pero también es razonable que esa garantía suponga un valor equivalente y proporcionado al total de la deuda. Si el valor de la casa es muy superior al de la deuda que se solicita, deben buscarse alternativas.
      Una solución podría ser que modificárais vuestro régimen económico-matrimonial a separación de bienes y tu marido respondiera personalmente de la deuda con su 50% proindiviso de la casa, además de otros bienes de su propiedad.
      Por último, hay un punto que no entiendo: una deuda garantizada con un bien inmueble es, ni más ni menos, que una hipoteca. Es extraño que un banco pida una garantía inmobiliaria para un préstamo personal. En todo caso me parece “excesiva” garantía, y extender el riesgo a una persona ajena a ese contrato de préstamo: tú.
      Míradlo bien y, sobre todo, consultad con varias entidades financieras. De una a otra la música cambia mucho. ¿No te parece, Ángel?

  3. Sofía

    Sólo diré una cosa: Buff!!! de la que me he librado!!!! 🙂

  4. Excelente consejo! Va a ayudar a mucha gente a aclarar las cosas; cuando uno esta enamorad@ tiende a confundir y a confiar exageradamente en las virtudes de la otra persona, se cree erróneamente, que el que ama tiene que estar dispuest@ a entregar todo y a compartir todo. Pienso que la independencia económica es muy importante para crear un vinculo de pareja sano, y ello no significa que ames menos o confíes menos. Felicidades por vuestro blog.

    Anabel

    • Estamos de acuerdo, creo que tu comentario es excelente en cuanto al contenido y en cuanto a la forma de exponerlo. Explicas muy bien la creencia limitante de que el amor implica entregar y compartir todo, y eso, depende del ámbito al que nos refiramos. Totalmente de acuerdo en que una independencia financiera es un factor determinante en la salud del vínculo de pareja. Aquí habría que hablar de la diferencia entre “amar” y “querer”, pero… eso será motivo de otro post.

      Muchas Gracias.

      Ángel

  5. Pingback: Vive el “ahora”, mas asegúrate ingresos en el futuro | Si quieres cambiar, ¿por qué haces lo mismo?