Las barbaridades de Bárbara (I)

Cada cierto tiempo “sacan a bailar a la más fea “. Antes de comenzar este post diré que voy a volver a cometer el mismo error que cometió Martin E.P. Seligman, cuando en su último libro “Flourish“ le dedica a Barbara Ehrenreich cuatro páginas para relatar como ésta le engañó para publicar su libro “Sonríe o muere“. Este error, en el que prometo no volver a caer, es darle publicidad y mi tiempo a esta torpe bailarina.

Partiendo de esta primera aclaración, está claro cuales son las intenciones de esta señora para con la Psicología Positiva y todo lo que esta rama de la Psicología está demostrando en los últimos años. Barbara conoce perfectamente los descubrimientos; Seligman en persona se los facilitó de buena fe y ella, posteriormente, usó el “corta y pega” en su propio libro.

También estoy totalmente de acuerdo en desligar la Psicología Positiva del simplismo excesivo y mala fama que siempre ha rodeado al pensamiento positivo hueco e inmóvil, mezclándolo en la coctelera con el optimismo y la felicidad.

Ya en su día hablé de ella en mi post “Pensamiento positivo Vs. Abrigos de pieles“, y posteriormente en “Pensamiento positivo“. En esta saga realizaré cirujía invasiva del vídeo que más adelante muestro.

Empezamos:

1.- Magnetismo

El libro “El secreto ” fue muy atacado por la comunidad científica (no leo libros de autoayuda). Afirma que nuestra mente puede atraer sucesos positivos al funcionar como un imán. También he de decir que la ayuda parte de uno mismo.  Sin embargo aún sin ser magnéticas, las emociones contagiosas actúan a distancia en sujetos separados físicamente. No son exactamente magnetismo los enlaces que a continuación les adjunto, sino que se refieren a emociones contagiosas. Estas  confieren atracción y refuerzo positivo a las personas que lo experimentan y por ende a la comunidad contagiada:

La relación entre la felicidad de la gente”, comentaron, “se difunde hasta a tres grados de separación (por ejemplo, a los amigos de los amigos de nuestros amigos)”.

  • ¿Y qué me dicen de las neuronas espejo descubiertas por Rizzolati? Si quieren saber algo más,  les dejo este TED. No es exactamente magnetismo, pero si que actúan a distancia.

2.- Bárbara y la Psicología Positiva

La famosa coctelera de Bárbara vuelve a aparecer. Una vez hablado del mencionado libro, sin base científica alguna, puede apreciarse en el minuto 3′ 38” de su vídeo que usa la conjunción adversativa “aunque“, que se utiliza para contraponer el significado de 2 oraciones: “No hay engaños aceptables, aunque uno de los mensajes de la Psicología Positiva es que es bueno crear imágenes positivas falsas de una misma…“. Dentro de mis limitados conocimientos por supuesto, no conozco ningún Psicólogo Positivo que haya afirmado tal cosa, tampoco ella se arriesga a nombrarlo. Sí nombra la Psicología Positiva de refilón y,  a continuación, de manera sutil baja el telón y aparece el Crack económico del 2007. Relación hecha con clara intención de difamar. Ya tenemos en la coctelera :

1.- a los libros de autoayuda.

2.- a la psicología positiva.

3.-  y el crack económico del 2007.

¿Qué más meterá Barbara? ! Siganme y lo comprobarán!

Continuará…

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Actitud positiva

3 Respuestas a “Las barbaridades de Bárbara (I)

  1. Tremendo lo de Bárbara! Tal como yo lo veo, mezcla conceptos y demuestra no entender la esencia del positivismo. Solo en un punto sí veo que puede tener razón: el uso del positivismo mal entendido como forma de control. Si creemos que positivismo es sinónimo de no acción, de aceptación, de falta de lucha, es más fácil que sigamos controlados. Y para muchos que, como ella, se queden en la superficie del enunciado, evidentemente esto es cierto. Los que erróneamente piensan que el positivismo es simplemente sonreir y no deprimirse, o aceptarlo todo sin cuestionar, son terreno abonado para que los controlen y los mantengan en un estado de inconsciencia y esclavitud (si lo aceptan) o para seguir a merced de condicionamientos exteriores (si lo rechazan). La señora Ehrenreich dice que el positivismo nos quita el poder, porque claramente no ha comprendido su verdadera esencia.

    De hecho, es todo lo contrario. El positivismo dice que tenemos el poder de cambiar nuestro entorno desde dentro. Si cambias tu pensamiento, cambiarás tu vida, luego cambiarás tu entorno. Yo no soy psicóloga ni estoy muy versada en psicología positiva, pero encuentro apoyo para mis razonamientos en mi experiencia. Llevo años utilizando el positivismo con muy buenos resultados en mi y en mis clientes. (Soy terapeuta energética ). En metafísica, la primera ley dice que El Universo es Mental. Todo lo que existe ha sido creado primero en la mente, y posteriormente se ha manifestado. Nuestra vida es producto de nuestros pensamientos porque estos tienen una vibración. Al contrario que en electricidad, en este caso las vibraciones similares son las que se atraen, creando una potencialidad. Por supuesto, por mas que uno piense y visualice que va a terminar los estudios de arquitectura, (por ejemplo) como no se aplique bien estudiando, no va a materializarse así como así. La visualización no es suficiente, pero es el primer paso imprescindible. Lo que está en nuestra mente con más frecuencia es lo que alimentamos, y es lo que crece. Si son pensamientos positivos de cambio, de lo que queremos lograr, eso es lo que vamos a atraer. Si son negativos, centrados en lo que tememos, esto es lo que tendrá más tendencia a manifestarse, por la misma razón. Es pura física, no tiene ningún misterio.

    La señora Ehrenreich confunde culpabilidad con responsabilidad. Cuando habla de que el positivismo culpabiliza o hace responsables a los que padecen una enfermedad (en su libro habla de cancer) o pierden el trabajo, claramente no entiende que es al contrario. El positivismo les empuja a ser responsables, lo que significa tomar las riendas, tomar el control y el poder de su experiencia, en lugar de simplemente padecer a expensas de lo que la vida traiga. Nos invita a crear nuestra propia realidad en la medida de lo posible. El positivismo dice que si tienes un cancer, por ejemplo, es mejor tratar de entender los factores que te han llevado a él, no solo físicos si no también emocionales, para poder combatirlo de manera más efectiva, y si es posible, evitar que vuelva a ocurrir, en lugar de simplemente aceptar que es mala suerte y confiar exclusivamente en un tipo específico de terapia. Dice que la sanación está (en todo o en parte) en nuestra mente porque hay una relación directa entre nuestros pensamientos habituales y nuestra respuesta fisiológica a nivel celular. Dice que seguramente hay un aprendizaje en esta situación. No es que diga que no pasa nada, que uno se aguanta y sonrie, si no que es un momento duro del que debemos aprender y que podemos utilizar para crecer. Realmente da mas herramientas para navegar por un mundo cada vez más complejo.

    Lamento mucho que la señora Ehrenreich lo vea de una manera tan simplista, porque con su trabajo puede impedir que algunas personas se beneficien de una práctica que, en mi opinión, favorece nuestro crecimiento personal y grupal.

    Iousu, agradezco la oportunidad que nos das de comentar y compartir nuestro punto de vista en temas tan interesantes. Un saludo.

    • Iosu Lazcoz

      Muy valiosos tus comentarios Helena! Has dado en el clavo en varias cosas. Yo tampoco soy Psicólogo, aunque por los años que llevo estudiando, podría haber hecho 3 carreras ( jajaja). Muy interesante lo que aportas acerca de el carácter eminentemente proactivo del pensamiento positivo. La persona positiva, cultiva esta actitud ante la vida y esta le lleva a resultados muy buenos y demostrados en diferentes ámbitos de la vida. Es cierto que somos energía, y negar eso es ir en contra de los descubrimientos que en neurociencia se están dando últimamente ( ondas gamma, etc )
      Todo nace en nuestra mente, la cual alberga emoción y cognición. Somos el resultado de lo que pensamos, sentimos, leemos, con quien nos relacionamos, y en definitiva con quien y con que elegimos juntarnos.
      Desgraciadamente, cada cierto tiempo aparece en twitter este vídeo, y ha llegado el momento de desmontar la sarta de estupideces que dice esta señora. Desprender al ser humano de ilusión, y convertirlo en un ser que solo acepte la realidad tal y como es, elimina el soñar, crear y creer de los seres humanos, incapatitándolos para la lucha o el baile, como lo queramos ver, que nos depara la vida.
      Muchas gracias Helena por comentar, y espera al post 2 y 3 que te gustarán.
      Un abrazo fuerte!

  2. Pingback: Si quieres cambiar, ¿por qué haces lo mismo?