¿Pensando en ceder tu patrimonio a tu hijo? ¡Sé cauto! por ti y por él.

Quizás tengas un hijo a quien le quieres dejar tu patrimonio  (poco o mucho) . Quizás incluso has valorado dejar que lleve la gestión de la empresa que tu has creado. Quizás tu hijo ha sido un gran estudiante y tiene una gran formación. Quizás ha llegado el momento de la sucesión y ves en él a alguien responsable y cumplidor… Fíjate que estoy poniendo un caso que podríamos definir como idílico. ¡Vamos! Un hijo modelo.

Bueno, pues independientemente de todo lo anterior, ahora valora, olvidándote -ya sé que es difícil- de que es tu hijo, si está o no educado adecuadamente para una exitosa autogestión  personal, profesional y financiera. –Recuerda por cierto, que esta responsabilidad de la educación de tu hijo era y es tuya como padre o como madre, y de nadie más-.

Para que lleves a cabo esa valoración, pregúntale qué elegiría:

Una bolsa de oro que le permitiera vivir varios años tranquilamente; o conocer las claves de la riqueza a través de los consejos de un hombre sabio, claves que le permitirían adquirir la sabiduría necesaria para saber gestionar el oro,  esa que sólo se obtiene destilando el conocimiento en el alambique de la experiencia.

Si elige la bolsa de oro, te aconsejo que no le cedas ni transmitas nada de lo que tú has creado. Eso sí, hazle este ofrecimiento: Si dentro de seis años te devuelve íntegro el oro que ahora le ofreces, le darás en herencia tu patrimonio; si no lo hace, dile que lo repartirás entre los más necesitados.

Si elige conocer las claves de la riqueza: Lo primero ¡enhorabuena! Hiciste un buen trabajo como educador de tu hijo; y segundo, le dices lo siguiente:

“Hijo, me enorgullece tu elección, y con gusto te voy a decir cuáles son las claves de la riqueza –algo mucho más valioso que la riqueza en sí misma-. Una vez que te las diga saldrás de casa, serás independiente, trabajarás para otros o para ti mismo, eso depende de ti,  no tendrás mi protección ni mi ayuda. Así tendrás vivencias buenas y malas, aprenderás de la vida enfrentándote a ella y entonces, esas claves de la riqueza te permitirán, cuando estén cuajadas de experiencia, haber adquirido la sabiduría necesaria para que sepas administrar lo que hoy todavía no debo darte. Te espero dentro de seis años para, con orgullo, entregarte mi patrimonio, que seguro será muy inferior al que tu habrás conseguido si aplicas y experimentas estas claves que te brindo:

  • El dinero y los bienes llegan en cantidad importante a quien es capaz de guardar para sí al menos un 10 por ciento de lo que gane. No gastes todo.
  • El dinero y los bienes generarán más dinero y más bienes para aquel que sepa utilizarlo de forma provechosa. Invierte de forma inteligente.
  • El dinero y los bienes estarán siempre protegidos si sólo escuchan los consejos de los hombres sabios en sus oficios y conocimientos. No escuches a charlatanes.
  • El dinero y los bienes que poseas volarán como las moscas si lo inviertes en negocios o empresas que no conoces. Invierte en aquello que domines por experiencia y conocimiento.
  • El dinero y los bienes desaparecerán si te relacionas con personas que no sean honestas y diligentes. Huye de estafadores, embaucadores y soñadores de metas imposibles.

Hijo mío, esto es todo lo que te puedo dar hoy. Creo que es el mayor de los tesoros que te puedo entregar ”.

Deja entonces a tu hijo que vuele, y recuerda: un niño aprende a atarse los zapatos cuando su mamá deja de hacerlo por él.

No dejéis que nadie administre nada que os competa si antes no ha demostrado que es capaz de administrarse a sí mismo.

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Pensando en ceder tu patrimonio a tu hijo? ¡Sé cauto! por ti y por él.

Archivado bajo Educación financiera

Los comentarios están cerrados.