¿Una decisión difícil? Aprovecha las ventajas del trabajo en equipo

Cuando una persona se decanta por iniciar un proceso de cambio personal o profesional, o se dispone a adoptar una decisión trascendente, se encuentra, la mayoría de las veces, sola.

Sugiero asumir, en la medida de lo posible, las prácticas del trabajo en equipo, que cuentan con ventajas demostradas. Considero que plantear nuestras cuitas a segundas y terceras personas que no estén implicadas en nuestra decisión o problema puede ayudarnos mucho a elegir la opción correcta. U óptima.

¿Porqué he de hacerlo? ¿Cuáles son las ventajas?

Son varias y suficientemente relevantes como para considerlas seriamente:

  1. La aportación de puntos de vista ajenos enriquecerá tu visión y mejorará la información disponible, en cantidad o en calidad.
  2. Si la decisión afecta a la vida de otras personas – como, por ejemplo, tu familia -, tendrá mejor aceptación si han tenido la oportunidad de participar.
  3. Compartir las inquietudes ayuda a sobrellevar el stress, con el consiguiente alivio y confort para nuestro espíritu – lo cual no es poco!
  4. Descubrirás nuevos enfoques y nuevas maneras de abordar las cosas, posibilitando nuevas soluciones para los problemas y potenciando la creatividad.

¿Y cuáles son los peligros? ¿Dónde están los riesgos?

Acudir a otras personas no está exento de riesgos o inconvenientes:

  1. Escucha críticamente, pero escucha. Todos tenemos cierta resistencia a aceptar puntos de vista ajenos, especialmente si no están alineados con nuestras motivaciones. Escucha.
  2. Jamás te eximas de la responsabilidad de la decisión, especialmente si las cosas no salen bien. Atribuir los malos resultados a un consejo externo es un error garrafal. La decisión y, por tanto, la responsabilidad es tuya y nada más que tuya.
  3. No te dejes llevar por las apreciaciones de una persona dominante, carismática o con un liderazgo fuerte: tómate tu tiempo para reflexionar.

¿Y con quién puedo compartir mis decisiones?

Ese depositario de nuestra confianza no puede ser cualquiera. Durante varios años hice captación de personal para una empresa consultora en la que trabajé y que implicaba viajar continuamente; varias de las personas entrevistadas que generaron una mejor impresión pospusieron la decisión de incorporarse al trabajo hasta reflexionarla en familia.

En cualquier caso, deberemos confiar en el criterio y discreción de esas personas a las que pidamos colaboración. También es importante que sean razonablemente objetivas y, en caso de que estén implicadas personalmente en la decisión, que sepan moderar su punto de vista y motivaciones. Un buen amigo, la familia o un colega profesional pueden ser las personas adecuadas.

En cualquier caso, recuerda siempre que la responsabilidad es exclusivamente tuya, así que: ¡reflexiona y “equivócate tú”!

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Una decisión difícil? Aprovecha las ventajas del trabajo en equipo

Archivado bajo Herramientas de Planificación

Los comentarios están cerrados.