Optimismo en acción

En demasiadas ocasiones ponemos ejemplos y citamos frases de personas desconocidas y lejanas, muchas de las cuales – la gran mayoría – han muerto ya. Pues bien, en este post os pondré un ejemplo mucho más cercano: yo mismo. Me dispongo a relataros cómo estoy sorteando la crisis en mi profesión, las ventas.

En otros post – “Optimismo realista” y “Optitud“ – describí que la principal cualidad del optimismo es la de promover la acción ante la adversidad, y para ilustrarlo contaré mi propia experiencia en este año 2012.

Mi principal fuente de facturación para conseguir los exigentes objetivos de ventas de mi empresa era la obra pública y privada, la cual representaba un porcentaje muy importante del total. Cuando advertí la tendencia de los últimos 2 años, en lugar de “llorar“ y “echar balones fuera” me puse manos a la obra para invertirla. Concretamente lo que hice, en la segunda mitad de 2011, fue:

1.- Seleccionar clientes de gran consumo, dentro de dos de las marcas que llevo P&G Profesional, Sutter Professional y otros fabricantes que por su alto precio, me podían dar facturación. Sí, han oído bien: “Se pueden vender productos de alta calidad en un mercado donde la mayoría de la competencia lo hace a bajo precio

2.- Formarme a conciencia sobre los productos y los sistemas que diferencian a mis proveedores de la competencia.

3.- Formarme sobre los productos de la competencia y sus debilidades.

4.- Diseño de una atractiva presentación de beneficios.

5.- Diseño de una campaña, cuyo inicio sería Enero de 2012.

Dada la terrible bajada de obras públicas y privadas (industrias), veo harto complicado conseguir los objetivos globales de mi empresa. Sin embargo, los objetivos de las dos multinacionales P&G Profesional y Sutter Professional, sí los estoy consiguiendo trimestre a trimestre, hasta el punto de ser finalista , por segundo año, de los Premios que conceden al mejor vendedor de España entre más de 230 candidatos.

El motivo por el que hablo de mí no es “venderos nada”, sino poner un ejemplo cercano acerca de cómo funciona el optimismo en acción, de cómo la optitud funciona.

Sé que este año, y aquí hago un ejercicio de realismo, no conseguiré el objetivo global de mi empresa, pero luchar voy a luchar hasta el final, y la principal lucha la tengo conmigo mismo. En lugar de tirar en enero el objetivo al colchón, he diseñado, he cambiado el enfoque, he utilizado más y mejores técnicas de venta, me he relacionado más, he aplicado más que nunca todas las técnicas de Psicología Positiva que tenía a mi alcance, he fortalecido mi creatividad, sentido del humor, entusiasmo, optimismo, inteligencia social, etc. En definitiva, estoy construyendo una cartera de clientes que me va a permitir compensar la casi desaparición de obras.

¿Quién dijo esta frase irreal? :

El optimista piensa que el viento va a cambiar, el pesimista que no, y el realista ajusta las velas

Como veréis, yo no espero sentado a que cambie el viento, no espero sentado a que empiecen a hacerse obras, sino que hago una reorientación total de mi velamen para llegar a puerto y pongo todas mis habilidades y fortalezas personales al servicio de la consecución de mis objetivos. Siempre desde una perspectiva ética y humana.

Espero haber arrojado un poco de luz en estos tiempos tan duros y oscuros.

Un abrazo y gracias por leerme.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Actitud positiva

4 Respuestas a “Optimismo en acción

  1. Buen post Iosu. La clave del cambio está en uno mismo, en ser positivos y proactivos. Sigue así. Un abrazo.

    • Iosu Lazcoz

      Muchas gracias Maite!, está claro que de nosotros depende dar un paso hacia adelante, sin que las circunstancias nos dobleguen. No nos podemos permitir ese lujo.
      Un abrazo fuerte!

  2. El lunes tengo un curso para personas que tienen que cambiar de actitud porque han dejado de ser receptoras de clientes y tienen que pasar a ser captadoras. No lo dudes: les voy a contar tu ejemplo!!!

    • Iosu Lazcoz

      Muchísimas gracias Belen! Llevo 15 años captando, ya que nunca nadie me ha regalado nada, sino que el valor, el optimismo y la esperanza, han sido y serán mi motor para la consecución de mis sueños. La actitud que tomamos es el factor que diferencia a los que consiguen sus objetivos, y los que no. Que una persona con tu dilatada experiencia en dinamizar organizaciones, me utilice como ” Caso ” me llena de orgullo, y no digo de satisfacción ( que sí ) por que perecería el Rey, jajaja!
      Un abrazo fuerte!