Abraham Lincoln, más que un coloso.

Abraham Lincoln ProfileObama jura hoy, día 21 de Enero de 2013, su mandato como presidente de los Estados Unidos. En esta ceremonia utilizará la misma Biblia que sirviera a Abraham Lincoln para el mismo acto en 1861. A. Lincoln, considerado uno de los más grandes presidentes de este país, pensamiento compartido por la gran mayoría del pueblo norteamericano, independientemente de ideologías.

Abraham Lincoln ha sido un personaje que siempre ha despertado mi curiosidad y mi admiración. De hecho, en mis ponencias sobre cuestiones financieras, siempre lo nombro y nunca dejo pasar la oportunidad de, poniéndolo como ejemplo, explicar cómo el verdadero presidente de una nación se ocupa en dar lo mejor a su pueblo y se atreve a desafiar, si es necesario, al “poder financiero”, tal y como él  hizo.

He disfrutado de la gran película de Steven Spielberg, y como película quiero decir que es un maravilloso trabajo, más que eso, creo que es una película impresionante. Pero hay que ser conscientes de que  habla de un suceso muy concreto y específico, habla de cómo Lincoln consiguió sacar adelante la decimotercera enmienda, que abolía la esclavitud. Si bien, esto es un hecho histórico colosal, la sensación que se deja no sólo en la película, sino también en la historia que de él se cuenta, es incompleta en cuanto a la figura de este gran hombre.

Abraham Lincoln fue mucho más que un presidente abolicionista,  e hizo muchas más cosas calificables de magníficas. Sus pensamientos iban mucho más lejos que lo que de él se transmite hoy en día;  pensamientos que, incluso hoy, revolucionarían al mundo desarrollado. Quizás todo esto simplemente se ignora, o quizás se oculta conscientemente.

En esta entrada tan sólo hablaré de su gran valentía al enfrentarse al más temible de los poderes, el financiero. Y esto, en uno de los momentos más difíciles de la historia norteamericana, la Guerra de Secesión.

Otto Von Bismark, Canciller de Alemania, manifestó en 1876:

“Yo sé con certeza absoluta que la división de los Estados Unidos en dos federaciones de igual fuerza se decidió, mucho antes de la Guerra Civil, por los altos poderes financieros de Europa. Los banqueros europeos tenían miedo de que, si los Estados Unidos se mantenían como un bloque y fueran a desarrollarse como una nación, ésta llegaría a lograr la independencia económica y financiera, que podría alterar la dominación de Europa sobre el mundo”.

Los Poderes financieros de Europa sabían que una guerra civil dejaría a los Estados Unidos ahogados financieramente, y se creó la guerra. Pero allí estaba el recientemente elegido presidente Abraham Lincoln, quien salvándose de un intento de asesinato en Baltimore en Febrero de 1861, vio como un mes más tarde de este suceso comenzaba la guerra, guerra en la que estaban presentes los grandes enemigos europeos, Francia e Inglaterra, los cuales estaban dispuestos a pelear por las migajas que sus banqueros centrales estaban a punto de hacer del experimento de libertad estadounidense.

Lincoln estaba en un callejón sin salida, no importa lo que hiciera, estaba abocado a una guerra gestada y organizada por manos ocultas detrás de la cortina financiera. Él agonizaba por la Unión, que era lo único que podía hacer frente al poderío de Europa, pero era imposible. Así que en 1861, Lincoln fue a Nueva York para solicitar los préstamos necesarios de guerra, a los que él creía patriotas banqueros; mas, ya lo estaban esperando. Habían valorado el riesgo, y cabía pensar que, si se diera la división, Lincoln no podría pagar sus préstamos. En consecuencia, le exigieron una tasa de interés del 36%. Lincoln volvió a Washington deprimido; y en uno de sus paseos nocturnos en la Casa Blanca, enrollado en una manta como solía, se le ocurrió la idea más brillante de su presidencia: decidió volver a las raíces coloniales monetarias de los Estados Unidos, haciendo que el Gobierno emitiera su propio dinero.

Y eso es lo que Lincoln hizo. De 1862 a 1865 imprimió 450 Millones de nuevos dólares que llamo “U.S. Notes” para distinguirlos del dinero basado en la deuda. Los imprimió con tinta verde en el reverso y un sello rojo en el frente; es por eso que llamaron a estos billetes “Greenbacks”. Estos billetes fueron declarados por el Congreso como moneda de curso legal para todas la deudas. Lincoln fue capaz de pagar a todas sus tropas y comprar suministros con este dinero nuevo.

Era dinero creado por el Gobierno, sin intereses, no estaba creado en base a la deuda. Esta idea de Lincoln subyace en la filosofía de que “el dinero es una función del gobierno, un derecho soberano que no debe ser delegado a corporaciones privadas”

El 14 de Abril de 1865, 41 días después de la jura de su segundo mandato, y cinco días después de la finalización de la Guerra Civil, Lincoln fue asesinado.

Otto von Bismarck lamentó profundamente este suceso y declaró:

“ La muerte de Lincoln es un desastre para el mundo. No habrá ningún hombre lo suficientemente grande para usar sus botas. Me temo que los banqueros extranjeros, con sus trucos tortuosos, controlarán enteramente la riqueza exuberante de América y la usarán de forma sistemática para corromper a la civilización moderna. Ellos no dudarán en hundir al mundo en guerras y el caos con el fin de que la tierra se convierta en su herencia”.

En 1875, diez años después de la muerte de Lincoln, Bismarck escapó con vida de un intento de asesinato.

Después de la muerte de Lincoln, los banqueros comenzaron a reafirmar su control sobre el dinero en Estados Unidos. Unos días antes de cumplirse el año del asesinato de Lincoln, se aprobó la retirada de los Greenbacks pese al clamor del pueblo. El dinero volvía a ser generado por los bancos a base de deuda y, por supuesto, con intereses.

Quizás ha sido este post, una mezcla entre la historia y mi propio homenaje a Lincoln, pero la verdadera intención que tengo al escribir esto es dejar claro que, cuando un país se retuerce de dolor, hace falta un líder que sea capaz de enfrentarse a las mayores adversidades imaginables para sacar adelante a su nación. Aunque queda claro (y de esto la historia tiene muchos ejemplos) que, cuando aparecen hombre nobles y puros, involucrados en gobernar y defender a su nación, el final suele ser lamentablemente el mismo.

Gracias por vuestra atención.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Educación financiera

4 Respuestas a “Abraham Lincoln, más que un coloso.

  1. Iosu Lazcoz

    Todos tus post Angel son emocionantes! Hablar de educación emocional en las finanzas, es muy innovador.
    Además de tus post siempre muy gratificantes para mí, aportas mucho conocimiento.
    Esre último de Lincoln me ha encantado también.

    Para mí es una gozada tenerte como compañero de Blog.

    Un abrazo fuerte!

    • Muchísimas Gracias Iosu. Es tremendamente gratificante tu comentario, sobre todo además en este preciso post, que para mí tiene connotaciones especiales, es mi homenaje a esta relevante figura, gran hombre y gran político. Lo dicho, muchas gracias compañero.

      Abrazos!!

  2. Me ha encantado vuestro post y me ha sabido a poco pero ya sabeis lo que dice el dicho “si lo bueno es breve es dos veces bueno”. Me gustara volver a leeros de nuevo.
    Saludos

    • Muchísimas gracias por el comentario, estamos ilusionados con este trabajo además de disfrutar con él, así que es motivador saber que hay quien se queda con el deseo de leer más. nos “vemos” en los siguientes posts.

      Saludos